La Mente


La Mente: dolor o bienestar

El yoga por excelencia, con sus técnicas psicomentales, trabaja para lograr el desarrollo, control, perfeccionamiento y conquista de la mente.

La mente es una energía poderosa que, según sea utilizada, te libera o te esclaviza.

La mente puede ser amigo o enemigo, depende que sea poseída o te posea.

Es para no pocas personas su mayor problema, un grave obstáculo en el progreso interior.

La mente puede proporcionarte felicidad o dolor. La gran mayoría de las personas no disponen de su mente, sino que su mente dispone de ellas; no piensan, sino que son pensadas por sus pensamientos. Los pensamientos, desordenados y fuera de todo control, se convierten en una especie de tela de araña que enreda y condiciona al individuo.

La mente es un órgano capaz de percibir, conocer, analizar, intuir. Alli se encuentran la memoria, la imaginación, la atención y el discernimiento. Pero la mente es una de las cosas misteriosas de este mundo. El ser humano ordinario tiene una mente confusa y ofuscada, cuyas funciones no trabajan armónica ni penetrantemente. Una mente asi sólo produce una visión adulterada de la vida y de uno mismo, fricciones de todo tipo, malestar y neurosis.

Con el yoga se aprende a conocer, indagar y controlar su mente. No hay control mayor ni más necesario para la salud psíquica y espiritual. Este control es consciente, lúcido, metódico y perseverante. Se ejercita para intensificar la atención mental, cultivar controladamente la imaginación, refrenar la memoria negativa y purificar el discernimiento.

Porque todos queremos vivir mejor