Luteina

Es un compuesto químico muy necesario para el ser humano, sin embargo no es generado por el organismo por lo que debe ser adquirido por medio de los alimentos.

Luteina

Pertenece al grupo de las Xantófilas, entre las que se encuentran las, Flavoxantina, Luteina, Criptoxantina, Rubixantina, Violaxantina, Rodoxantina, Cantaxantina, Zeaxantina, Astaxantina.
http://es.wikipedia.org/wiki/Xantófila

Justamente el nombre de Luteina deriva del griego que significa dorado. Se encuentra naturalmente en los vegetales de color amarillo y/o verde, por ejemplo, en brócolis maiz, espinacas, repollos, pimientos rojos (Llamados morrones en Argentina) zanahorias, calabaza, tomates.  También hay mucha luteína en la yema de los huevos.

Ya que la Luteina se encuentra en el centro del ojo, más precisamente en la mácula, lugar donde se ubica la agudeza visual. Se cree que la incorporación en la dieta puede ayudar a prevenir las maculopatías, pero, hasta el momento es solo una especulación médica, no existiendo estudios con rigor científico que lo demuestren, también se cree médicamente que la luteina podría proteger a toda la piel en general por su poder antioxidante.

Adenás de incorporarse por medio de vegetales hat suplementos oftalmológicos específicos que contienen además de la luteína, vitaminas como la A , Cy E, minerales como el zinc y el cobre. Estos suplementos deben ser recetados por un oftalmólogo y se recomienda ingerirlo con los vegetales mencionados para potenciar sus beneficios.

Es ideal que personas miopes o con problemas oculares acompañen sus comidas diarias con  los vegetales mencionados y con un suplemento dietario de luteina siempre recetado por un médico oftalmólogo.

Un reciente estudio realizado en Finlandia y publicado en marzo de 2012 en la “British Journal of Nutrition”  llamado “Plasma luteína y la zeaxantina y el riesgo de la catarata senil nuclear entre la población finlandesa de ancianos”. Demuestra una disminución de un 40% de posibilidad de padecer Cataratas si se ingiere regularmente Luteína y Zeaxantina, el estudio se realizó en 1.689 participantes de entre 61–80 años durante 4 años.