Mantras


El yoga del sonido


Al surgir el universo, surgió el sonido.

El universo es vibración y la vibración provoca un sonido. No hay movimiento sin sonido; no hay vida sin vibración. Todo esta en constante vibración. Esa vibración emite un sonido sutil. El sonido del universo todo.

El mantra-yoga es el yoga del sonido. Es una modalidad yóguica para unificar la mente y obtener el dominio sobre las vibraciones con la repetición de determinadas palabras que son de naturaleza mística y esotérica. Concentrando la mente en el mantra utilizado para la repetición, se estimulan determinadas energías latentes, se liberan los nudos energéticos, se unifica la mente,se estimula la emoción positiva, se entra en contacto con la energía cósmica y se combate la dispersión de la mente.

El mantra o palabra mística se convierte en soporte de la atención. Las más preciosas energías del ser humano son activadas, reguladas, despertadas definitivamente.

El Mantra OM (Es el más popular)
Ver: http://es.wikipedia.org/wiki/Om_mani_padme_hum

A través de la repetición del mantra, se van conquistando los niveles más elevados y profundos de la mente. “El mantra es estímulo, es fuerza interior”.
Para ejecutar el mantra OM, el practicante debe seleccionar una habitación tranquila, sentarse en meditación, relajar su cuerpo tanto como le sea posible y pausar la respiración por la nariz. Al inhalar, lentamente, se repite en la mente, alargándolo, el mantra OM. Al exhalar, con lentitud y también mentalmente, vuelve a repetirse el mantra OM. Así, OMMMMMM al inhalar, y OMMMMMMM al exhalar. El practicante debe vaciar su mente de todo lo que no sea el mantra OM llenando toda su consciencia, saturándole y penetrándole más y más. A la vez que repite el mantra al inhalar y al exhalar, debe cultivar un sentimiento de totalidad, plenitud, expansión. La repetición no debe jamás resultar mecánicamente, sino bien al contrario, muy atenta y perceptiva.

La repetición de este mantra expande la consciencia, limpia los residuos de la mente, seda el sistema nervioso y unifica todas las energías mentales.

Lo importante es perseverar en la práctica. Los resultados siempre son proporcionales a la intensidad del adiestramiento. Tal es una vieja ley del yoga.

Mediante la repetición del mantra, la mente se desprende de los objetos exteriores y se repliega sobre sí misma. El desestabilizador mundo exterior desaparece durante unos minutos y el practicante halla reposo profundo en el más secreto de su propia mente. Inunda la vida interior del practicante con toda su potencia y significado, cambia el carácter, el enfoque mental. El mantra, correctamente utilizado, proporciona salud psíquica e incluso física. La mente, siempre dispersa y caótica, finalmente se libera.

El mantra cambia la personalidad del practicante. El mantra sana la mente, previene contra la neurosis y el estrés, le enseña al practicante a desplazarse de su mente superficial, donde todo es caótico y confuso, a su mente profunda, donde todo es apacible y gratificante. El mantra es así un vehículo para viajar por el espacio interior, para comunicarse con las realidades profundas que existen en uno mismo, para establecerse en la propia y genuina naturaleza interior. Tal es el poder del mantra: vibración consciente para movilizar otras vibraciones, para propulsar las energías latentes de la mente y despertarlas. El mantra es la esencia del pensamiento y de la emoción convertida en palabra,es como un canto al ser interior.

Repitiendo el mantra durante unos minutos, si se hace adecuadamente, la mente se higieniza, las energías se purifican y se va adquiriendo un grado profundo de interiorización, siendo capaz de penetrar hasta las capas más profundas de nuestra mente.

Porque todos queremos vivir mejor