Meditación


Importancia de la Meditacion

La meditación es tan antigüa como la humanidad misma, más de 5.000 años, no solo practicada por religiones orientales, también ha sido practicada por intelectuales y científicos de la anigüedad.

30 minutos diarios de meditación nos mantienen alejados del médico, disminuyen la frecuencia cardiaca y la presién sanguinea, alivian la tensión muscular y los estados de ansiedad, permiten lograr estados de reposo mas profundo que los inducidos por el sueño y son capaces de regenerar los recursos psicofisicos del organismo.

Meditamos en el yoga para transformar la mente ordinaria en una mente más luminosa, para descondicionarla y dejarla brotar en un nivel más elevado y pleno.

Meditamos para romper las ataduras de la mente egocéntrico, para activarla y purificarla de tal manera que pueda ofrecemos, a niveles supralógicos, respuestas que no puede brindar el pensamiento ordinario.

Meditamos para ser nosotros mismos a pesar de los enredos de la mente, para aprender a desidentificamos de su contenido, siempre cambiante.

Meditamos, en suma, para lograr modificaciones muy profundas en la consciencia, ensancharla y profundizarla y poder obtener un conocimiento no reactivo y que no sea el resultado de los viejos impulsos, impresiones y reacciones. Pero, además, el órgano psicomental del ser humano común se halla lleno de nudos, bloqueos, cortocircuitos. Así no puede fluir la energía total y surgen toda clase de tensiones internas, estancamientos, contracciones psicológicas, hábitos coagulados, reacciones mecánicas.

La meditación se empeña en desatar esos nudos y liberar los bloqueos para que en la mente nueva suda una energía más vital.

La meditación puede ayudar a mejorar problemas de memoria o problemas en el cerebro, aydando a que otras partes del cerebro tomen la función afectada.

Siéntate contigo mismo para llegar al secreto de tu ser, para acceder a la mente profunda que es espejo que refleja tu esencia, para tratar de conocer al hablante, al vidente, al oyente, al pensador; para viajar por tu espacio interior liberándose de la influencia de los órganos sensoriales, vaciándote de todo para llenarte de ti mismo. Vas a tratar de ver el rostro del que está más cerca de ti, dentro y fuera, tu fuente y tu origen, tu piel y tu inteligencia creadora, lo más burdo, lo más sutil, la energía imperturbable que fluye. Ve a su encuentro que es tu encuentro. Absórbete en él que es absorberse en ti mismo, reconócelo brillando imperturbable en tu mente y en tu corazón. Abandónate; déjate caer en sus brazos reconfortantes. Confía en ti mismo que eres él; confía en él que es tú mismo.

Mantén una actitud de paz, de agrado.

Se ha analizado la actividad cerebral durante la meditación, usando un electroencefalograma, se puedo comprobar que se pasa de las ondas beta (actividad normal, consciente y alerta, de 15-30 Hz) a ondas alfa (relajación, calma, creatividad, 9-14 Hz).
En la meditación más profunda se pueden registrar ondas theta (relajación profunda, solución de problemas, 4-8 Hz) y en meditadores avanzadas se puede detectar la presencia de ondas delta (sueño profundo sin dormir, 1-3 Hz

Otro sitio realizado con WordPress